martes, 14 de noviembre de 2017

Cristales rotos.




Se fue y le dio la espalda rompiendo su vida a pedazos : criss, crass... así, de golpe y sin miramientos, le estrelló una piedra en pleno corazón y en las entrañas.
Dejó tras tuyo, sin dar marcha atrás, retazos de su ser, retales descosidos de un tejido dispuesto a deshilacharse al más leve suspiro.
Como hecha de cristal fino, su alma crujió y se fijó en minúsculas partículas compactas, piezas apelmazadas de un rompecabezas intacto e inmóvil, congelado, recobrando la forma ovoide de un tragaluz.
Cada pedacito de ese mosaico implora desde aquel entonces que no le cambien el cristal de su ventana.
Ese actual desperfecto, ruega y suplica que se muden de casa, pero que ni se atrevan siquiera a rozarlo para intentar recomponerlo…
Ni se les ocurra rozarlo con el meñique.
Es un vidrio viejo el que compone la ya destartalada claraboya. No vale la pena acabar por romperlo...
Con el transcurso del tiempo, quizás un mieloso y pejagoso amanecer recomponga frente a su soledad entorpecida, cada uno de los pedazos desgajados.
Aunque ya recién aunados, cada rombo, círculo y forma, acunados por las melancolías acaso vuelvan a solidificarse a solas, quietos, silentes silencios de las edades, frágiles estructuras como antaño, austeras.
Nuevo renacer del viejo y arcaico Fénix, sí, retazos recosidos de un nuevo renacer.

15 comentarios:

  1. Cristal roto, no hay dios que lo recomponga. Patada, todo fuera y llamada al cristalero. El corazón y las entrañas no se rompen, se rompe el cristal que ponemos para protegernos.

    besos, fenixleona

    ResponderEliminar
  2. Cuando el alma cruje, es difícil recomponer los añicos que se despedazan...
    Sentimientos rotos, cristales de imposible renacer. Es así.
    Feliz finde.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Cristales rotos, heridas que supuran y no cierran, el infranqueable dolor del silencio...

    Muchas veces y como decía sabiamente mi padre, es peor el remedio que la enfermedad, para que romper algo que con el paso del tiempo se ha solidificado y tiene su propia forma y personalidad... Renacer... bueno, en ciertas situaciones el ave Fénix está muy cansada y se queda con lo que hay, ¿verdad? :)

    Tu bella prosa nunca me deja indiferente, Eva.

    Besos, abrígate que viene el frío de verdad :)

    ResponderEliminar
  4. Tienes una prosa altamente inflamable. Luna que se quiebra en una luna. Corazón hecho pedazos como el mío. Se me ha quebrado un sentimiento y no sé cómo lo puedo recomponer puesto que aunque lo cosa con aguja fina, ya nunca será el mismo.
    Tus sentimientos se me atraviesan con los míos y con los sentimientos que me duelen.
    Tu prosa es un líquido inflamable, que a ninguno nos deja indiferente.

    ResponderEliminar
  5. Los cristales se hacen añicos, nosotros detrás de los cristales quedamos heridos y magullados, pero siempre queda un resquicio para renacer de nuevo, eso si, con costras, con púetulas...pero con el orgullo crecido y dispuesto.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. El cristal puede que se raje únicamente pero no romperse. El alma amiga, no se raja se quiebra y surgimos de nuevo con la cicatriz a cuestas, con otro tono, con otro mirar.

    Como dice Tecla tu prosa es altamente inflamable.

    Feliz finde querida Rebelde.

    besos.

    ResponderEliminar
  7. El cristal rompe y en la dejadez del tiempo erosiona y se fortalece formando preciosas gemas de bellos colores, y así resurgirá el Fénix, hermoso,exultante de sus cenizas.
    Besos desde mi silencio.

    ResponderEliminar
  8. Que hermoso escrito mi amiga, me gusta como escribes, ese cristal roto que simboliza mucho para mi y ese renacer como el ave Fenix, me llego al alma!
    besos,

    ResponderEliminar
  9. Fue uno de los que más me dolió cuando lo publicaste...Me sentía así en el momento en que lo leí y ahora que de nuevo lo leo, me doy cuenta que sigo sintiendome así...Las heridas no se curan, se sobrellevan...
    Un besito.

    ResponderEliminar
  10. Yo creo que todo lo que se rompa, aunque cueste que no es fácil siempre se puede recomponer. Hasta de los cristales hechos añicos, hay quien le saca partido.

    Besos EVA.

    ResponderEliminar
  11. Zarzamora:
    creo que sólo el tiempo, y después de muchco idem, podría solidificar de nuevo esa cristalera. ¡Ojalá el proceso fuera corto!
    Salu2 vitrails.

    ResponderEliminar
  12. Ojala fuera tan sencillo recomponer el alma o el corazón rotos como un cristal, que hasta se puede sustituir por otro reluciente y sin fisuras ni raya alguna, si, ojalá...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  13. Quien ha sentido estallar su interior hasta quebrarse como si fuera un vidrio, ante este texto no puede quedar intacto.
    Solo queda el deseo de que el dolor pasó ya y que la cicatriz no sea profunda.

    Un abrazo a ti y a Zayi.

    ResponderEliminar

Rebeldes que dejaron su Madreselva